Foca Monje del Caribe, Extinta en 1952

Igualmente conocida como foca fraile caribeño, llevaba como nombre científico “Neomonachus tropicalis”, fue un mamífero de la familia de los “fócidos” o “focas verdaderas” que, actualmente se encuentra catalogada como parte de los animales extintos, un hecho terrible al destacar que era el único espécimen que habitaba aguas tropicales propias del mar caribe.

Características generales Neomonachus tropicalis

La foca monje tenía unas dimensiones que iba desde los 2,20 hasta 2,40 metros de longitud, con un peso de hasta unos 130 kilogramos aproximadamente. En esta especie los machos se caracterizaban por ser más grandes y pesados que las hembras, sus cuerpos eran relativamente esbeltos y su pelaje de color castaño con tonalidades más claras en los lados, siendo de color crema en el vientre.

Las crías al nacer eran completamente negras y las hembras a diferencia de otras especies de focas, poseían cuatro glándulas mamarias en lugar de dos. Asimismo, era una foca muy activo desde el amanecer, hasta el crepúsculo, por lo que eran animales gregarios, es decir, se agrupaban en manadas en números indeterminados, teniendo como único depredador natural a los tiburones en el océano.

Hábitat

Su hábitat eran las partes costeras del mar caribe, comunes en las zonas que iban desde la Florida, Puerto Rico y parte de Sudamérica, siendo países donde fueron avistadas como Venezuela y Colombia, el recorrido de su hábitat también tomaba en cuenta las Antillas mayores como Haití, Cuba, República Dominicana, Jamaica y las Antillas menores, Barbados, Dominica, antigua y barbuda.

Causas de la extinción de la Foca Monje del Caribe

Con la llegada de los europeos se desató una intensa cacería hacía las focas con el pretexto de que estas eran amenazas para la conservación de los bancos de peces, una idea totalmente alejada de la realidad que, inició una campaña de exterminio, el animal era de un comportamiento tan dócil con el ser humano que a este último le resultó muy fácil cazarla.        

Esta especie desde un principio despertó gran interés hacia los colonos de América, quienes vieron el beneficio económico en el animal; su piel, grasa y como alimento, lo que sin duda alguna llevó al único ejemplar de esta familia perteneciente al mar caribe a su completa extinción.

Foca Monje del Caribe, Extinta en 1952
¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *