Tigre de Tasmania, Extinto desde 1951

De nombre científico Thylacinus cynocephalus, anteriormente también conocido con el nombre de lobo de Tasmania, fue un marsupial carnívoro cuyos orígenes fueron muy antiguos, remontándose a la época del holoceno. Su especie ingresó a la lista de animales extintos a mitad del siglo XX.

Características generales Thylacinus cynocephalus

Su aspecto era bastante peculiar, pues en rasgos generales es muy similar a un perro, pero con la diferencia que su cabeza era muy parecida a la de un zorro, la cola era la típica cola de un marsupial, y podían llegar a medida hasta 180 centímetros de longitud desde la cabeza hasta la cola, teniendo una altura promedio de 60 centímetros y un peso máximo de unos 30 kilogramos.

Como en muchas especies, el macho resultaba tener un tamaño mucho mayor al de las hembras, y el pelaje en ambos miembros de la especie era corto, de tonalidad pardo y tenía un rayado destacable, que se asemejaba al de un tigre.  

extinción tigre tasmania

De los antecedentes se tiene que su comportamiento era esquivo y tímido frente a los humanos, por lo que evitaba el contacto con estos, incluso se tienen anécdotas de ejemplares que murieron tras ser capturados a raíz de los nervios y el estrés que generaba en ellos el proceso de la captura.

Hábitat

Las zonas de donde este ejemplar era nativo fueron Australia, Tasmania y Nueva Guinea, vivía en las zonas forestales y grandes pastizales, aunque debido a la pérdida de su hábitat natural por la llegada de los colonos europeos, se vio obligado a desplazarse a zonas sin población, como lo eran las selvas, teniendo el Suroeste de Tasmania como ejemplo de este desplazamiento.

Causas de la extinción del Tigre de Tasmania

Las causas de su desaparición son múltiples, al desplazamiento de su hábitat natural ya mencionado, se le suma la caza indiscriminada por parte del ser humano, junto con la ausencia de una política que protegiera al animal, fueron cazados de manera inconsciente, casi hasta el último año de su existencia.

 

Por si fuera poco, la introducción de los perros salvajes como el dingo que, los atacaban y competían con estos por comida, y la reducción de su hábitat se debió al resultado de la expansión del ser humano, por lo que a este animal se le dificulto cada vez más hacerse con alimentos para sobrevivir, además, si tenemos en cuenta el impacto de los nervios originados por los conflictos con el ser humano, se obtiene una mezcla a la cual este bello ejemplar no pudo sobrevivir.

Tigre de Tasmania, Extinto desde 1951
¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *